Mensajes del hermano mayor y del director espiritual en este histórico Martes Santo

Estimados hermanos:

Este Martes Santo de 2020 pasará a la historia posiblemente como el más duro de nuestras vidas. La suspensión de los desfiles procesionales como consecuencia de la crisis sanitaria nos privará de realizar nuestra salida procesional acompañando a nuestros sagrados titulares a la Santa Iglesia Catedral y también de celebrar la Misa de Comunión General preparatoria de la estación de penitencia. Sin embargo, esta tarde a las 18.30 horas rezaremos en fraternal unión, como HERMANDAD, el Vía-Crucis sustitutorio de la estación de penitencia. Nada hay más poderoso que la oración en común.

En esta atípica jornada, os compartimos los mensajes de nuestro hermano mayor, Jesús Resa, así como del director espiritual de nuestra corporación, Pablo Guija.

MARTES SANTO 2020: MENSAJE DE NUESTRO HERMANO MAYOR

Querido Hermano/a

Hoy es Martes Santo.

Hoy haremos Estación de Penitencia acompañando a nuestros Titulares de forma espiritual.

El Señor nos pone esta prueba en nuestras vidas personales y como sociedad. Esta situación nos roba unos momentos de Hermandad irrecuperables, compartir la Eucaristía preparatoria a la Estación de Penitencia en el corazón de nuestra Universidad, abrazos y reencuentros de hermanos, familias unidas en torno a nuestras Imágenes…etc.

Perderemos este año el orgullo de mostrar a Sevilla nuestro rigor penitencial, nuestro compromiso, nuestros bellos pasos. Perderemos la posibilidad de mostrar la Serenidad de Nuestro Cristo y la Pureza de nuestra Virgen y sobre todo, la oportunidad de evangelizar con nuestro principal acto de culto externo.

Pero ante esto, queridos hermanos, debemos reflexionar. Esta situación es una oportunidad para poner de nuevo al Señor en el centro de nuestras vidas, centrémonos en lo principal y no en lo accesorio. El hombre es débil, muy débil, ya lo estamos viendo, esta sociedad se ha olvidado de Dios y ha puesto al hombre en medio de todo olvidando a Cristo.

Superaremos esta situación, pidámosle esto al Señor de la Buena Muerte, Él está deseando escucharnos, aliviarnos y reconfortarnos, pidamos la mediación de Nuestra Madre de la Angustia para que interceda ante la única Verdad.

Os animo a seguir los actos que la Hermandad tiene preparados para celebrar este especial Martes Santo en comunión, en verdadera Hermandad,  pidamos como siempre por nuestros hermanos difuntos, por las intenciones particulares, por nuestras familias, por la Universidad de Sevilla y por todos nuestros hermanos. Pidamos, cómo no especialmente, para que salgamos de esta pandemia que nos asola y está provocando tanto dolor.

Tened todos la seguridad de que pronto nos veremos en la Capilla y en la Hermandad, un abrazo muy fuerte de vuestro Hermano Mayor.

Jesús Resa.

MARTES SANTO 2020: MENSAJE DE NUESTRO DIRECTOR ESPIRITUAL

Perfundet Omnia luce. Todo brilla con la luz.

Querida familia, he querido comenzar estas palabras con el lema de la Hermandad para recordar cuál es nuestra identidad y nuestra convicción. Todos los años, pese a la túnica negra, habéis brillado con la luz de Cristo en medio de la Universidad, por vuestro cariño y devoción a vuestros titulares, por vuestra fraternidad, por vuestra capacidad de sacrificio, por la ilusión con la que habéis trabajado durante todo el año.

En este 2020, aunque las circunstancias son bien distintas, seguimos llamados a brillar con la luz. Alguno habrá que no encuentre en estos momentos luz en su interior porque los motivos de tristeza sean numerosos. Pero es que esa luz de la que hablamos nunca fue nuestra, sino reflejo de la del Señor, la verdadera Luz que disipa las tinieblas. Basta con tener fe como un grano de mostaza para que esa luz se haga presente en nuestras vidas y sea derramada en la de los demás por nuestra mediación.

Del mismo modo que no vemos al coronavirus pero sabemos que existe y que es capaz de provocar mucho dolor, tampoco hemos visto nunca a Dios pero creemos que existe y que es capaz de hacer brotar consuelo, alegría, esperanza y amor. Seguro que cada uno de vosotros ha tenido experiencias de este tipo al rezar al Señor y a la Virgen. Este año no será distinto en este aspecto pues, aunque sea desde nuestras casas, podemos seguir pidiéndole a Jesús que vele por nosotros, por los que en estos momentos lo están pasando mal y por las almas de aquellos que han fallecido. No saldremos para hacer estación de penitencia, pero sí podemos ofrecer el sacrificio de quedarnos en casa por los que se hallan en el lecho del dolor.

Por ello, unidos en la oración por el vía crucis de la Hermandad, que rezaremos individualmente en nuestros hogares, pero en plena comunión, unidos por el amor a Aquel que nos enseña a no perder nunca la esperanza ni la fe en Dios, unidos bajo el manto de la Santísima Virgen, celebremos este martes santo con la misma piedad de siempre a la espera de poder fundirnos todos en un abrazo fraterno.

A María Santísima de la Angustia y al Señor de la Buena Muerte os encomiendo. Un abrazo a todos.

Pablo Guija, director espiritual.