Proyecto de Ayuda al estudio y construcción de una nueva Iglesia en la Misión de Zaroli (India)

 

1.- HISTORIA DE UN PROYECTO

La relación con la India comenzó en el año 2.004, cuando desde la Misión de Zarolí, se solicita ayuda para completar la formación de los alumnos que por falta de medios no podían completar los dos años de Higher Secondary Education, equivalentes al bachillerato español. 

La Hermandad acoge con interés este proyecto y tras un detenido estudio, en acuerdo de Junta de Gobierno de fecha 15 de noviembre de 2.004 se acordó atender y colaborar por parte de la Hermandad esta interesante aventura escolar. 

Estudiantes de la Misión de Zaroli

Estudiantes de la Misión de Zaroli

En el mes de abril de 2.006, cuando aún comentábamos las incidencias de nuestra Semana Santa, a miles de kilómetros, en la Escuela de San Francisco Javier de Zaroli, terminaba el primer curso patrocinado por nuestra Hermandad y que había comenzado en junio de 2.005 con unos cien alumnos de ambos sexos. 

El llamado Standard XI, correspondiente al penúltimo año de nuestro bachillerato, en sus vertientes de “Artes” y “Comercio”, que aquí llamaríamos simplemente “Letras” ha cumplido su primer año lectivo en la misión de Zaroli, permitiendo que los chicos y chicas de esta deprimida zona de la India puedan proseguir sus estudios.

Construcción Iglesia Zaroli

Construcción Iglesia Zaroli

Tras este inicio, la Hermandad de los Estudiantes, en unión de las Hermandades del Gran Poder, Santa Genoveva y La Paz, ha asumido un nuevo proyecto de construcción de una nueva iglesia en el estado de Gujarat, en la pequeña misión de Umarpada.

El pasado día 3 de febrero se inauguró esta nueva Iglesia fruto del esfuerzo común de unos cristianos (españoles e indios) movidos por su Fe y el amor a Dios nuestro Señor. Desde que se presentó el proyecto a la Hermandad Universitaria, se acogió con entusiasmo por poder ayudar a hermanos nuestros necesitados que seguramente no podrán devolvernos la ayuda prestada y que además apoyamos en la vivencia de su fe en territorio hostil para la misma.

Construcción Iglesia Zaroli

Vista Iglesia Zaroli

Gracias a Dios sobre los llanos resecos de Umarpada ya se yergue la forma monumental de la nueva Iglesia de la Misión. Los vecinos, algunos días durante casi veinticuatro horas ininterrumpidas participaron, una vez más, en la construcción del que será su templo para siempre. Uno a uno, capazo a capazo, el hormigón pasó de mano en mano para ser depositado sobre un enorme tablero con dos pendientes. Al final de la agotadora jornada, en la que el termómetro alcanzó los 38º C, la silueta de la Iglesia tomó forma, forma única en su entorno, porque los tejados a dos aguas no se dejan ver por estos pagos.

Cerrada por arriba, la estructura de la nueva Iglesia se ha completado. En cuanto se puedan quitar los apeos y encofrados, con el magnífico interior diáfano, comenzarán los acabados, los ventanales, las barandillas del porche y otros elementos constructivos esperan su turno apilados en los alrededores. El campanario, moderno y estilizado, va alzando también su figura. La campana se está fundiendo en algún horno de Baroda.

Cristo de la Buena Muerte (Gujarat)

Cristo de la Buena Muerte (Gujarat)

Y la que es la joya indiscutible del templo ha nacido de la gubia que maneja un imaginero de Bombay. Una copia de nuestro Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Esta imagen preside el Presbiterio de esa Iglesia en la que nuestra Hermandad, junto a otras, tanto ha puesto en forma de ilusión por el proyecto y apoyo económico al mismo, para hacer realidad un proyecto que ya se ha consolidado en una de las zonas más depauperadas y también con más Fe de todo el Estado de Gujarat. Como había que dotar de imágenes a la iglesia, nuestra Hdad. decidió regalar a la Misión una copia de nuestro Cristo de la Buena Muerte a realizar en la India. Los imagineros hermanos Sikuera, tallistas reputados en la región, trabajan en Vasai, cerca de Bombay, otro enclave de origen portugués con numerosa población católica. Han  logrado una copia bastante fiel al original del Juan de Mesa lo cual es meritorio teniendo en cuenta que se sirvieron solo de fotografías.

Cristo de la Buena Muerte (Gujarat)

Cristo de la Buena Muerte (Gujarat)

Los aborígenes de la India han sido colocados por el sistema de castas. Para entender la religiosidad de estas gentes, católicos, todos aborígenes, es decir lo más bajo de la consideración social india, no hay nada como asistir a una misa el miércoles de ceniza. Aún no siendo día festivo, las gentes acuden haciendo el doble sacrificio de dejar sus trabajos y de realizar largas caminatas a pie. Todo lo dan por bien empleado por sus creencias. Tras este esfuerzo personal y económico se encuentran una fría ceremonia en un salón huero de signos religiosos. Ello no satisface tanto como encontrarse la casa de Dios con sus imágenes de Cristo, la Virgen y el Sagrario.

En Umarpada hay varios templos hindúes, uno Jaín y una mezquita. Es un pueblo pequeño pero en el centro de una extensa zona agrícola que atiende la misión. La única religión con seguidores que carece de un templo es la nuestra, que allí está representada por casi 3.000 personas.

 El padre Julio, miembro de la misión, indica en cartas a la Hermandad que los hindúes y musulmanes solo ayudan a los suyos. Los cristianos (solamente católicos) se ocupan de todos. La construcción de esta iglesia es una necesidad grande para esta zona.

INVITACION INAUGURACION

Invitación bendición nueva Iglesia Zaroli

La iglesia cubre las necesidades de contar con un lugar propio de oración. Un lugar de acogimiento a la cada vez mayor concentración de fieles. Se estima que el edificio podrá acoger a unas 1.500 personas. El importe total de la obra asciende una cantidad que ronda los 50.000 euros.

Con independencia de la aportación realizada, la gente de la zona, pese a su extrema pobreza, se ha comprometido a aportar 500 rupias (10 euros) por familia, y los que tienen trabajo han comprometido un mes de paga.

Había una antigua Iglesia que está en estado ruinoso por las lluvias, terremotos, lluvias e inundaciones.

Como bien dice el Obispo de la Diócesis de Baroda, en carta dirigida a la Hermandad de los Estudiantes: ”Umarpada ha crecido considerablemente a lo largo de estos últimos años. Ha habido muchas conversiones de aborígenes gracias al esfuerzo de nuestros sacerdotes en expandir el Evangelio. Y es doloroso que no tengamos una iglesia en Umarpada de la cual se puedan sentir orgullosos los creyentes. Por falta de fondos este proyecto ha sido repetidamente relegado. Con la posibilidad de vuestra ayuda nos llega un nuevo rayo de esperanza. Por parte nuestra haremos todo lo posible para conseguir donativos mediante contribuciones de los fieles. Confiando en vuestro interés y apoyo, deseo enviar mis saludos y oraciones por la buena marcha de la Hermandad. Godfrey del Rozario  SJ. Obispo de Baroda”.

Con la creación de un templo católico se busca conseguir la seguridad de estas gentes en su propia religión y, sobre todo, evitar que la influencia del hinduismo reste logros a la labor de los misioneros.

2.- LAS MISIONES DE GUJARAT (INDIA)

Gujarat, India

Gujarat, India

Tras aterrizar en Bombay y recorrer 160 Km en tres horas y media la carretera, llena de sobresaltos, nos deja en Zarolí primera de una serie de misiones católicas distribuidas en la parte oriental del Estado de Gujarat, desde el que Gandhi comenzó su revuelta pacífica.

Los portugueses anduvieron por aquí y Goa no queda demasiado lejos al Sur, así que la predicación de la fe católica se extendió por estas tierras desde antiguo. No son muchos, porque el 2% de personas que se reconocen seguidores de Cristo en la India se disuelve como el azúcar en la marea de más de ochocientos millones de hindúes. Pero son de los de verdad, de los que tienen algo que perder por declarar su fe.

Hoy los métodos de “persecución” han cambiado y los católicos de este Estado no son echados a las fieras, que en la India todavía son fáciles de encontrar. La persecución es más política y sibilina, pero igual de eficaz. Ausencia casi total de financiación y ayudas para proyectos sociales y educativos. Dificultades extras en ciertos exámenes a los alumnos católicos. Falta de puestos de trabajo como funcionarios. Lamentablemente, el gobierno de Gujarat está en manos de partido fundamentalista hindú y la orden de su presidente es clara: “No hay dinero para los cristianos”.

La misión de Zarolí cuida de una población no inferior a 20.000 habitantes. Estos son aborígenes (Adivasi), es decir los primeros pobladores del subcontinente que, curiosamente, han quedado relegados al último eslabón social ya que no siendo hindúes, se les considera más bajos aún que los “intocables”. Son gentes que viven de la agricultura bastante magra para nuestros estándares occidentales., en casa de barro. Los medios con que cuentan para pagar estudios a sus hijos, a veces numerosos, son escasos y frecuentemente nulos.

Estudiantes Misión Zaroli

Estudiantes Misión Zaroli

La misión realiza una gran labor educativa. En su colegio de San Javier (la influencia de nuestro santo compatriota está presente en la india por doquier) estudian unos 1.300 alumnos, de los que más de 500 son chicas. Los costes escolares anuales representan el equivalente a un salario mensual medio en esta zona, mucho si la familia ha de costear los estudios de dos o más hijos. Hay también escuelas estatales gratuitas en algunas aldeas, pero son insuficientes y su nivel educativo es muy bajo.

Naturalmente, alguno de estos niños son ayudados por terceras personas y, en algunos casos, por los propios Padres que dirigen la misión, de su propio peculio. Pero muchos se quedan por el camino. Uno de los mayores problemas, sin embargo, ha venido a ser resuelto por nuestra Hermandad. Con la financiación del coste lectivo de los dos últimos cursos de bachiller, los niños de la zona podrán completar al menos, esta etapa educativa, lo que mejorará sustancialmente su futuro.

Pasar unos días en la misión de Zarolí es como volver a unos tiempos en los que la vida y, sobre todo, la infancia no estaban contaminadas por el “progreso”. Los niños internos (unos 150), al acabar su jornada de clases, se turnan en equipos para jugar al baloncesto, al voleibol, críquet, pero también para limpiar todo el recinto, la capilla, sus dependencias o acarrear leña a la cocina. Ven poca televisión y eso solo desde que unos hermanos nuestros regalaron una aparato hace un año, así que convivir con ellos es como retroceder 50 años a la vida natural que también hubo una vez en nuestro país.

Misión San Javier (Zarolí)

Misión San Javier (Zarolí)

La misión se autofinancia en parte mediante la explotación agrícola de una tierras anejas y la venta de leche que producen más de 25 búfalos en sus establos. Uno se acostumbra a encontrarse con estos enormes animales en cualquier vericueto de la misión, mientras pastan o bajan al río que la bordea. Además un dispensario regido por monjas locales ofrece atención médica gratuita a cualquier persona de la zona. Parece que, tras años de persuasión, han conseguido que todos los niños de la comarca nazcan aquí y no en sus casas como venía siendo costumbre.

Pero el mejor espectáculo para un creyente es participar en la misa dominical, a las 7 de la mañana cuando las sombras de la noche aún no se han disipado del todo. Las gentes vienen caminando, en bicicleta y, pocos en moto. Muchos hacen más de media hora de camino, pero no faltan a misa. La costumbre India para cualquier reunión es la de sentarse en el suelo y así se colocan en la Iglesia, a la izquierda los hombres, a la derecha las mujeres. Estas, con sus saris multicolores y sus largas trenzas negras. Son como bailarinas descalzas cuando pasan a comulgar. Hay cánticos liderados por los alumnos, de los que, increíblemente, solo una minoría son católicos. Nadie lo diría por la devoción que demuestran y es que una de las buenas cosas de la India es la idea de Dios, como ser todopoderoso, que se extiende por la sociedad independientemente de la religión que el individuo profese.

Nueva Iglesia de Zaroli

Nueva Iglesia de Zaroli

La gente atiende sin perder un ápice de lo que sucede en la celebración. Hay un fervor que solo en contadas ocasiones se llega a sentir en nuestro país y uno piensa en el mérito de estas gentes, casi cristianos de las catacumbas, y en lo poco que reciben a cambio aquí en la tierra. Pero son felices con ese poco y sus sonrisas están siempre prontas para iluminar sus bellos rostros.

Pero Zarolí es solo una, quizá la mayor, de las misiones que se reparten por el Estado de Gujarat. Siguiendo por la carretera hasta Baroda, Dharampur, Unai, Umarpada,… la mayoría están atendidas por sacerdotes diocesanos indios, en algunas hay algún jesuita e, incluso, algún jesuita español. Las secciones femeninas están gobernadas por monjas canosianas, también indias, pero de una orden italiana.

Las necesidades se acumulan. Hay una ONG italiana que financia proyectos de infraestructura. La diócesis les aporta lo que puede, algunos particulares se ocupan de unos cuantos niños. Pero la realidad es que todo parece poco para conseguir el éxito de estas gentes que dan lo mejor de sí mismos por el ideal de Cristo. Ellos confían en Él. Que nuestro Santísimo Cristo de la Buena Muerte, ahora también suyo, les ayude a mejorar en la vida y les dé fuerza para continuar siendo felices creyentes. (Texto de NHD Fernando Ron).

3.- RAZONES PARA UNA AYUDA: LA INDIA IGNOTA

 

Poco conocemos realmente, fuera de tópicos e ideas recurrentes, de este gran país asiático. La India es un país muy pobre, en el que más de 800 millones de personas tienen unos ingresos inferiores a dos solares y en el que una de cada dos mujeres adultas es analfabeta.

India

India

Aunque desde el año 2.003 el crecimiento de su PIB ha sido del 8% (solo superada en el mundo por China), este crecimiento se debe al auge de una gran clase media integrada por 100 millones de personas, incorporadas al mercado de consumo. Igualmente ha crecido la inversión extranjera, dado los bajos tipos de interés existentes en el país, lo que ha producido además un importante aumento de las exportaciones. Este crecimiento ha conllevado el aumento de la renta por habitante, pero ha provocado un crecimiento exponencial de la desigualdad y el desempleo en algunas zonas.

Las expectativas optimistas de su economía dependerán del aumento de inversiones en infraestructuras, cuya insuficiencia y mala calidad explican, por ejemplo, que la inversión extranjera recibida sea tan baja, apenas un 10% de la que recibe China. El gran problema radica en que la industria supone el 27% del PIB pero solamente genera el 19% del empleo. El tan admirado sector de servicios de tecnologías de la información ocupa por ahora a un millón de personas, cantidad ínfima en un país de 1.100 millones de habitantes y 400 millones de empleados.

India

India

La mayor parte de la india no se parece a la que rodea el exitoso sector informático de Bangalore, o a la pujante clase media de Mumbai, Delhi, Kolkata o Chenai. Según el Banco Mundial, en 2.001 el país tenía 360 millones de personas con ingresos diarios inferiores a un dólar (el 35% de la población) y nada menos que 825 millones con una renta diaria menor a los dos solares (el 80% de la población) La tasa de mortalidad infantil (64 por mil) es quince veces mayor que la de España. Una tercera parte de los nacidos tienen un peso inferior al normal, cifra que llega a la mitad en niños y niñas de tres años. La tasa de analfabetismo de adultos es del 39% para los hombres y del 52% para las mujeres.

Con estos datos cobra gran relevancia las palabras que nos dirigía el Obispo de Baroda en nuestro Boletín nº 30: “Conversando contigo se me hizo evidente tu interés por los chicos así como el de la Hermandad. Zaroli tiene suerte de contar con vuestra ayuda económica que habéis concedido generosamente tanto a la misión como a la Diócesis. Si no fuera por vuestra aportación financiera, el proyecto para completar los dos últimos cursos de Bachillerato nunca habría despegado”.

Adivasi (India)

Adivasi (India)

Y en el siguiente número volvía a conmovernos con estas palabras: “Quiero pues aprovechar para expresarle mi profunda gratitud por haberse responsabilizado de proveer para la Higther Secondary Education de nuestros estudiantes adivasi (tribales) en Zaroli. Durante muchos años este asunto me ha preocupado y frustrado por la falta de fondos. Como persona dedicada a la educación, sé muy bien que sin la HSE, los estudiantes que terminan Standard X, quedan a su suerte, con lo que la mayoría deja los estudios por falta de medios económicos, lo que es una tragedia. Ahora su ayuda sentará sólidamente las bases a muchos buenos estudiantes”.

Por ello la colaboración no podía quedar solo constreñida a este proyecto educativo hincado, del que habéis tenido cumplida cuenta en nuestros anteriores números, sino que se ha ampliado con la construcción, junto a las Hermandades del Gran Poder, Santa Genoveva y El Cerro, de una Iglesia en Umarpada, donde hay varios templos hindúes, uno jain y una mezquita. Es un pueblo pequeño pero en el centro de una extensa zona agrícola que atiende la misión. La única religión con seguidores que carece de un templo es la nuestra, que allí está representada por casi 3.000 personas.

En un país dominado por el hinduismo, se hace difícil profesar nuestra Fe católica. Las fotos que ilustran estas líneas nos las remiten desde allí y emanan la felicidad de estas gentes que se afanan en la construcción de su capilla cristiana.

Nueva Iglesia Zaroli

Nueva Iglesia Zaroli

La iglesia cubre las necesidades de contar con un lugar propio de oración. Un lugar de acogimiento a la cada vez mayor concentración de fieles. Se estima que el edificio podrá acoger a unas 1.500 personas que se realizará en dos fases: en la primera se acometerá el edificio principal (excepto solado y porche) y en la segunda se terminara el exterior el interior y la decoración. El importe total de la obra asciende una cantidad que ronda los 50.000 euros. Con independencia de nuestra aportación, la gente de la zona, pese a su extrema pobreza, se ha comprometido a aportar 500 rupias (10 euros) por familia, y los que tienen trabajo han comprometido un mes de paga. Había una antigua iglesia que está en estado ruinoso por las lluvias, terremotos, lluvias e inundaciones.

En consecuencia, no solo debe impresionarnos la India moderna, dinámica y pujante, sino que también impresiona las manifestaciones extremas de subdesarrollo en un país donde habita uno de cada seis habitantes de nuestro planeta.

NOTA: Los datos de este artículo están extraídos del artículo “Las dos caras de la India” de Don Pablo Bustelo, profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid e investigador principal para Asia- pacífico del Real instituto Elcano. El artículo completo fue publicado en el diario El País de fecha 30 de junio de 2.006 (viernes).

4.- LA IGLESIA DE UMARPADA YA TIENE FORMA

 

Construcción nueva Iglesia

Construcción nueva Iglesia

En la India ya no llueve desde hace mes y medio. El monzón ha dejado más verdes los campos. Pero a principios de noviembre aún hace mucho calor. Son las cinco de la tarde y la postrera luz del sol tiñe de auras doradas los edificios de la Misión. Una nueva silueta ha surgido donde meses atrás solo había polvo y maleza. En la cúspide de un campanario, aún sin campanas, un “giraldillo” hermano se yergue sin miedo a la altura. Es un muchacho que riega el hormigón aún fresco para que el calor no lo cuartee.

Más abajo los amplios huecos de la nueva Iglesia, todavía sin cerramientos, dejan ver la luminosidad interior de un amplio espacio con vocación de acogida. Unos hombres pulen el mármol sobre el que pronto descansarán cientos de fieles. En el ábside otros obreros ponen los últimos ladrillos. La estructura, el envoltorio del templo, ya está terminada. En pocos días los pintores, los carpinteros, los tejadores, los encargados de dar los últimos toques iniciarán sus tareas con un objetivo: decir la primera misa antes de la próxima Cuaresma.

Construcción nueva Iglesia

Construcción nueva Iglesia

Lejos de Umarpada, a casi 400 kilómetros, y cerca de Bombay, un antiguo enclave portugués enarbola frente al mar los miles de penachos de sus palmeras. Vasai es cristiana por los cuatro costados. En los cruces de calle las capillas con imágenes varias de Nuestra Señora son como los “cruceiros” en los caminos de Galicia. Y entre tanta religiosidad no es extraño encontrar un oficio más propio, uno piensa, de nuestra tierra andaluza. No uno, sino dos imagineros tallan imágenes en sus talleres desde son enviadas a todas las iglesias, conventos y misiones de la India.

Hechura nuevo Cristo de la Buena Muerte

Hechura nuevo Cristo de la Buena Muerte

El más antiguo y de mayor solera es el taller de los hermanos Sikuera. Bajo las palmas de los cocoteros se amontonan grandes techos de madera. Varios ayudantes tallan formas barrocas para adornar altares y retablos. Otros tallan pequeñas imágenes de santos. Un hombre de edad madura y mirada intensa mete su gubia con seguridad en el acabado de unos dedos. Ante él, dos brazos totalmente formados a falta de marcarles venas y tendones. Son los brazos del “gemelo” indio de nuestro Cristo que está naciendo allí.

Más adelante, aislado del trasiego del taller, otro hombre también con canas en su rala cabeza, parece abrazarse a un gran trozo de madera del que destacan perfectamente formadas unas piernas. Está trabajando con sus herramientas de escultor en el pecho del Señor. El paño de pureza, la cabeza están abocetados. ¿Conseguirá el artista el parecido con su “hermano mayor” que todos deseamos?

La estampa de este imaginero, volcados su cuerpo su mente en la que debe ser probablemente su obra más difícil, hace volar la imaginación a otra escena, quizá no muy distinta, que tenía lugar en 1.620 en un taller a 10.000 kms de distancia de Vasai. El tiempo y la distancia no serán obstáculo para que nuestro Santísimo Cristo de la Buena Muerte, lejos de nosotros, lleve su protección y su consuelo a tantos fieles indios que, están deseando tenerlo cerca para poder postrarse a sus pies. (Texto de NHD Fernando Ron).

5.- AYUDA DE LA HERMANDAD AL ESTUDIO EN LA INDIA

 

Celebración en la nueva Iglesia

Celebración en la nueva Iglesia

Otro proyecto que la Hermandad asume anualmente en la India es, en fidelidad a sus reglas, la promoción de la educación y cultura entre aquellos que tienen problemas en su escolarización. Todo comenzó con una carta de nuestro hermano D. Fernando Ron. Aquí figura un extracto:

“Querido Hermano Mayor:

Me permito distraer tu atención… con la presentación de este proyecto de mejora educativa en la Misión Católica de Zaroli (India).

Después de mis dos viajes a Zaroli en este año y de haber convivido tanto con los sacerdotes y monjas que la gestionan como con los alumnos, niños y niñas entre 7 y 16 años, me considero con el conocimiento y la convicción suficientes de la necesidad de sacar adelante este proyecto.

Nuestra Hermandad, que tiene vocación de ayudar al estudio para personas sin medios económicos, puede encontrar en la financiación que en el proyecto se plantea una vía adecuada de promoción de los valores escolares y, además, de los religiosos en los que la Misión de Zaroli se emplea con entusiasmo en esta área de extrema pobreza rural y de profundo sentido animista de la religión.

Construcción nueva Iglesia

Construcción nueva Iglesia

La Misión trata precisamente de luchar contra esta marginación… El gran problema con que se encuentra es que, por falta de medios para pagar al profesorado, la formación de los alumnos se acaba sin poder completar los dos años de Higher Secondary Education, equivalentes al bachillerato español… El resultado final es que solo un puñado de chicos pueden continuar estudiando en busca de un futuro mejor.

Si este proyecto mereciera la aprobación de la Hermandad, estaría colaborando a poner en circulación… a un número importante de futuros hombres y mujeres preparados para acometer la creación de familias con unas expectativas económicas y culturales muy superiores a las del presente.

Recibe mi agradecimiento y un cordial saludo”.

La Hermandad acoge con interés este proyecto y tras un detenido estudio, en acuerdo de Junta de Gobierno de fecha 15 de noviembre de 2.004 se acordó atender y colaborar por parte de la Hermandad esta interesante aventura escolar.

Santísimo Cristo de la Buena Muerte (Gujarat)

Santísimo Cristo de la Buena Muerte (Gujarat)

En el mes de abril de 2.006, cuando aún comentábamos las incidencias de nuestra Semana Santa, a miles de kilómetros, en la Escuela de San Francisco Javier de Zaroli, terminaba el primer curso patrocinado por nuestra Hermandad y que había comenzado en junio de 2.005 con unos cien alumnos de ambos sexos.

El llamado Standard XI, correspondiente al penúltimo año de nuestro bachillerato, en sus vertientes de “Artes” y “Comercio”, que aquí llamaríamos simplemente “Letras” ha cumplido su primer año lectivo en la misión de Zaroli, permitiendo que los chicos y chicas de esta deprimida zona de la India puedan proseguir sus estudios.

Continuando con este programa de ayuda, la Hermandad ya ha provisto los fondos necesarios para que en junio de 2.006 comenzara a impartirse también el Standard XII, con lo que se completaría el ciclo escolar de estos jóvenes que anteriormente se veían obligados, en su mayoría, a abandonar su formación.

Como muestra de la relación especial que se ha establecido entre la Misión de Zaroli y nuestra Hermandad, las imágenes de nuestros Amantísimos Titulares presiden las aulas donde se imparten esos cursos. Confiemos que su presencia en esas tierras y entre esos jóvenes, no todos católicos, les ayude a reconocer en sus vidas la Verdad que los misioneros les enseñan.

6.- OTRAS CUESTIONES DE INTERÉS

 

CARTA DEL OBISPO DE BARODA

 

CARTA ENVIADA POR LA HERMANDAD LEÍDA EN LA MISA DE INAUGURACION

 

CARTA DEL HERMANO MAYOR EN EL BOLETIN SOBRE LA INAUGURACION

 

7.- GALERÍA GRÁFICA