Daniel Bilbao pintará el cartel del IV centenario del Cristo de la Buena Muerte

Todo hermano de Los Estudiantes recordará aquel sobrecogedor cartel. La portentosa cabeza del Cristo de la Buena Muerte campeaba airosa sobre los trazos difuminados de la fachada del Rectorado de la Universidad de Sevilla con un sobrio telón de fondo en color tierra. Fue así cómo el pintor Daniel Bilbao Peña plasmó en 1989 a nuestro titular cristífero inaugurando ese año la galería de carteles del Pregón Universitario que desde entonces viene editando la hermandad.

Treinta años después, el ahora decano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla volverá a prestar sus pinceles a la hermandad para plasmar el cartel conmemorativo del cuarto centenario de la hechura de nuestro Crucificado de manos del escultor cordobés Juan de Mesa (1620-2020), una obra que será presentada el próximo 17 de diciembre en un acto que servirá de arranque para la programación prevista por la junta de gobierno para celebrar este importante efeméride.

Doctor en Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, Daniel Bilbao (Sevilla, 1966) es un pintor poderoso y de formas personales que él manifiesta desde una cálida paleta donde los colores tierras asumen su máxima función. Amante de los paisajes arquitectónicos, estamos ante un pintor figurativo con muy buen concepto pictórico. De ágil pincelada y trazo valiente, es, sobre todo, un excelente dibujante, casi un arquitecto del dibujo.

Hermano de San Esteban y del Gran Poder, Daniel Bilbao es biznieto de un hermano de Gonzalo y Joaquín Bilbao y a lo largo de su trayectoria ha recibido numerosos galardones y participado en numerosas exposiciones. Entre sus obras relacionadas con las tradiciones sevillanas destacan carteles como el de la Cabalgata de Reyes Magos del Ateneo en 2011, el del LXXV aniversario de la imagen de Nuestra Señora de los Desamparados de San Esteban (2002), el de la Romería del Rocío de la Hermandad Matriz de Almonte (2005); o el conmemorativo del conmemorativo del cincuentenario de la Basílica del Gran Poder (2015), así como el paño de la Santa Mujer Verónica de la Hermandad del Valle (2009).